Minería durante y después del Coronavirus – Por Víctor Santos Suriel-

Compartir en tus Redes

 

Por Victor Santos Suriel
Ex Presidente de la Sociedad Dominicana de Geología (SODOGEO)

 

Minería durante y después del Coronavirus

En medio de la tragedia sanitaria del coronavirus y el caos económico
provocado por el aislamiento social, la minería metálica dominicana ha dado
muestra de ser parte esencial de la economía, generando en estos momentos
riquezas imprescindibles para sobrevivir la crisis, por lo que también podría
jugar un papel muy importante en la recuperación de nuestra económica.
Este es un tiempo propicio para revisar los proyectos mineros engavetados
en el pasado que pudieran atraer inversiones mineras y aumentar la
producción y exportación minera dominicana.
La pandemia del coronavirus continúa arremetiendo contra la salud de los
dominicanos, contando al día de hoy con más de 245 personas fallecidas y 5,044
contagiadas. Acompañando la pandemia están la cuarentena y el toque de
queda provocando una catástrofe económica, parando el turismo y disminuyendo significativamente el aporte de las remesas.

Los epidemiólogos no saben precisamente cuándo terminará la cuarentena y los economistas no han podido estimar la magnitud del daño a la economía. Sin embargo, todos los economistas concuerdan que los dominicanos seremos más pobre cuando termine esta pandemia, y por consiguiente, necesitaremos aumentar la
producción y generación de divisas para el salir de la depresión económica.
Actualmente, solo contamos con la minería como importante fuente de generación de divisa.

El territorio dominicano ha sido privilegiado por la naturaleza al crear condiciones geológicas propicias para dar origen a varios yacimientos
minerales, metálicos y no metálicos. Durante la crisis del coronavirus se ha mantenido la producción de Oro en la mina de Barrick Pueblo Viejo en Sánchez Ramírez y la extracción de Ferroníquel de FALCONDO en Monseñor Noel. También tenemos en etapa de desarrollo la mina subterránea de Cobre.
Oro de CORMIDOM que entrará en producción en los próximos meses en
Monseñor Noel.

El proyecto BARRICK-Pueblo Viejo desde el inicio de sus operaciones
comerciales en el 2013 ha pagado más de RD$100 mil millones de pesos al
Estado Dominicano por concepto de diferentes impuestos. Según el Centro
de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD) en el primer
trimestre del 2020 las exportaciones aumentaron un 5.6%, siendo el Oro y el
Ferroníquel de los principales contribuyentes.
No caben dudas que cuando desaparezca el coronavirus la minería continuará su papel esencial en nuestra economía, liderando las
exportaciones dominicanas. Sabemos que el potencial minero dominicano no
ha llegado a su límite y puede continuar aumentando su aporte económico, si
el Gobierno o futuros gobernantes empiezan una revisión de la viabilidad
ambiental y social de los proyectos mineros engavetados en los últimos años,
como la expansión de la extracción de Ferroníquel de FALCONDO en Loma
Miranda, en la Vega y Monseñor Noel y el proyecto de extracción de Oro el
Romero de GOLDQUEST en San Juan, ambos proyectos extractivos posicionados actualmente en un limbo jurídico.

Lamentablemente, la paralización de esos proyectos mineros fue resultado
de la campaña de desinformación, sin méritos científicos, de los grupos
ambientales y ONG internacionales que se oponen a todo tipo de minería,
propagando como causa de su oposición la potencial disminución en
disponibilidad y calidad del agua en la zona, tales declaraciones, sin sustento
científico, provocaron temores y desconcierto en las comunidades.
Sin embargo, las empresas mineras metálicas dominicanas están aplicando la
alta tecnología para realizar una minería ambientalmente responsable, como
demuestra el record de los últimos 12 años las operaciones de BARRICK-
Pueblo Viejo, FALCONDO y CORMIDOM. Durante ese periodo los opositores
a la minería no han podido mostrar un análisis químico de un laboratorio de
reputación ni datos estadísticos indicando que la actividad minera provoco la
disminución de la calidad y disponibilidad del agua en las provincias mineras dominicanas.

Los políticos del gobierno y la oposición deberían descontinuar hacer eco de
las desinformaciones de los grupos opositores a la minería, y permitir a los
técnicos revisar la viabilidad ambiental y social de los proyectos mineros
engavetados, y que se emita una decisión definitiva basada en opiniones
técnicas, no políticas como en el pasado. No sabemos la duración de esta
crisis sanitaria y económica, las decisiones que se tomen deben ser
beneficiosas para la mayoría de los dominicanos, no solo para satisfacer las
ambiciones de un político local o nacional.

Facebook Comments Box
Compartir en tus Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *