LA SOLUCIÓN DEL TRÁNSITO Y TRANSPORTE TERRESTRE EN REP. DOM.

0
Compartir en tus Redes

LA SOLUCIÓN DEL TRÁNSITO Y TRANSPORTE TERRESTRE EN REP. DOM.

January 18, 2024|OPINIÓN

LA SOLUCIÓN DEL TRÁNSITO Y TRANSPORTE TERRESTRE EN REP. DOM.

 (1 de 2)

Por: Antonio Reynoso Reynoso (Toño)

Permítanme que les haga una nota aclaratoria.
Como soy fundador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el cual gobierna la República Dominicana en este momento, he asumido con alma y corazón este partido, sufro y me lamento al ver el caos del tránsito y la impotencia que se percibe en el rostro de los dominicanos/as más afectados por esta situación.
He leído el resumen de lo tratado en el Foro sobre Movilidad Urbana, ideado por el Listin Diario recientemente.
¿Hubo alguna Novedad? Muy poca. Eso significa que todo está dicho y expresado en los planes viejos y nuevos del gobierno. El aporte más significativo de este foro es la sabia insistencia al uso efectivo de la tecnología para la solución vial.
Algo que observé como debilidad del foro es la poca referencia a ley 63-17 y sus reglamentos.
En síntesis, todo está dicho. Como dice Albert Einstein lo que debemos hacer es usar “la fuerza motriz más poderosa: la voluntad”.
Siempre lo he dicho y lo reitero en este momento: El terrible problema del tránsito y el transporte en Repùblica Dominicana se debe en gran parte a la falta de continuidad y seguimiento a las iniciativas de los gobiernos anteriores.
De ahí que estoy muy confiado en una solución al problema del transporte. El presidente Luis Abinader está dando cátedra en ese sentido.
El logro de llegar a más de 10 millones de turistas en la República Dominicana en el año 2023 es el mejor ejemplo de la correcta conducta de esta gestión gubernamental. Ahí hubo continuidad de Estado.
Como lo sabemos muy bien, en el tránsito y el transporte no ocurrió así en los 20 años de gobierno del PLD.
Se habla del tren de Santo Domingo a Santiago, del metro de Leonel que lo convirtiò a El en un multimillonario, de las paradas para transporte interurbano, de las rutas alimentadoras, de reorganizar todo para sacar las chatarras y el motoconcho del sistema, de un monorriel en la capital y en Santiago, etc.
De todo eso no solo se habló en el gobierno de Hipòlito Mejía, se hizo una propuesta y se decidió arrancar. Pero los corruptos del PLD pararon todo. Priorizaron los proyectos que los hacía multimillonarios.
En el 2003 una Comisión creada por el presidente Hipòlito Mejía, después de muchas reuniones que incluyó viajes a Colombia y contactos muy cercanos con otros países, hizo una propuesta global al gobierno dominicano.
Esa propuesta la conocen muy bien unos protagonistas-oportunistas que da la impresión que ni conocen que se dieron por enterados de los pasos que se dieron.
Esa propuesta incluía tooooodo, repito toooooodo. Incluía metro, monorriel, guaguas articuladas, rutas alimentadoras, construcción de terminales interurbanas, en fin, toooooodo. Naturalmente, no incluía motoconcho y carros de conchos destartalados, como los que han alimentado los gobiernos del PLD.
El ministro de Obras Públicas de ese momento (el que siempre resuelve para su provecho personal) se negó a colaborar y el gobierno fue flojo con El.
De ahí que la propuesta no fue asumida con la rapidez que ameritaba.
Recuerden que el ministro de Obras Públicas tenía mayor protagonismo en asuntos de tránsito y transporte antes de la ley 63-17.
El hecho es que después que el presidente fue informado y a El le gustò el proyecto nos trazamos una ruta crítica.
Ubicamos las paradas interurbanas en las
afueras del Gran Santo Domingo. Eran 5 paradas en total. Todavía, según me informaron, apesar del disparate de Danilo Medina al construir una parada en el Mirador del Este, los terrenos siguen disponibles.
Una ubicada para los autobuses procedentes del Sur del país, otra para los del Este, 2 para los del Norte y una quinta para cubrir la demanda de la provincia de Monte Plata.
Varias empresas extranjeras se interesaron por el macro-proyecto y todo parecía que iba viento en popa.
Como les dije, el egocéntrico ministro de Obras Pùblicas de entonces se negó a colaborar, el presidente Hipòlito Mejía perdió las elecciones en el 2004 y los peledeístas optaron por los proyectos que alimentaran sus bolsillos.
Dado que la ley en ese momento era obsoleta, contraproducente y absolutamente desfasada, mi equipo técnico había preparado una propuesta de reforma a esa ley que el gobierno de inmediato envió al congreso perredeísta.
No hubo formas que el presidente del senado y sus técnicos entendieran la calidad de la propuesta de reforma y la urgencia de su estudio. Todo se derrumbò. Pasó lo de siempre: muy poca voluntad política.
Esa es una verdad incontrovertible: Lo que no da comisiones no avanza. Y así fue. Ese hermoso y muy importante proyecto de reforma muriò en las manos ensangrentadas de los peledeístas.
Al llegar el gobierno del PLD en el 2004, tanto el proyecto de reforma como el mega-proyecto de tránsito y transporte fue enviado a sus técnicos e incluso se produjo una importante reunión en el Mirador del Norte con esos fines.
De nada sirvió todo ese esfuerzo. Los gobiernos del PLD ( Leonel y Danilo) en 20 años maximizaron los conflictos del tránsito y el transporte en todo el país.
Ampliaré en la próxima entrega.

El autor es escritor, dirigente político y ex-candidato presidencial dominicano.

Facebook Comments Box
Compartir en tus Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *