NY.- En un devastador incidente ocurrido el viernes 16 de febrero en un apartamento de Brooklyn, Nueva York, la dominicana Luz Maribel Espinal, quien cargaba a su nieto en brazos, fue brutalmente ultimada por su pareja.

 

Los cuerpos fueron descubiertos por su propio hijo, Pablo Espinal, un ex Marine de Infantería de los Estados Unidos. La víctima presentaba heridas de bala en la cabeza, al igual que su pareja.

 
 

La policía confirmó que ambos cuerpos tenían lesiones de bala en la cabeza, sugiriendo un trágico caso de ataque y quitarse la vida motivado por conflictos pasionales.

Vecinos describieron al agresor como un hombre antisocial y apático, que no interactuaba con nadie en el edificio ni en reuniones sociales.

Espinal, madre de tres hijos y abuela de un niño que celebraría su primer cumpleaños esa misma noche, había sido sometida por su pareja a un control celoso, obligándola a cerrar todas sus cuentas en redes sociales para limitar su contacto con el mundo exterior.

Espinal había ordenado un pastel para celebrar el cumpleaños de su nieto.

 
 

Deja atrás a un hijo mayor y una hija de 7 años. El hijo mayor, Pablo, relató que la última vez que habló con su madre fue la noche anterior al trágico suceso, y no notó ningún comportamiento inusual en ella.

El día del incidente, al no poder comunicarse con su madre, Pablo se preocupó y decidió verificar su bienestar.

Al encontrar los cuerpos en el apartamento, intentó en vano realizar primeros auxilios a su madre antes de que llegaran los servicios de emergencia, pero lamentablemente ambos fueron declarados muertos en la escena.

El presunto atacante, cuya identidad no fue revelada, era un novio con el que Luz Maribel había comenzado a salir en diciembre de 2023, y cuyo comportamiento había generado preocupación entre los vecinos y conocidos de la víctima.

 
 

Este trágico suceso ha dejado a la familia devastada, cancelando la gran fiesta de cumpleaños, pero aun así recogiendo el pastel, en un último gesto de bondad de Luz Maribel hacia sus seres queridos.

Ahora, la familia enfrenta el difícil proceso de luto y busca hacer honor a la memoria de la madre y abuela que tanto amaban.